No Excuses

20.7.06

Cómo empezar el día con dolor de cabeza

Despertarme a las 6.45 AM, darme una ducha tranquila, besar a mi hijo, y tomar un café express a medias (siempre es a medias, no llego a terminarlo) debería ser una de las experiencias cotidianas más simples y rutinarias del mundo. Excepto si, al salir de la ducha, escuchamos un ruido de catarata que viene de la cocina / lavadero.

Pasó en mi depto el último martes cuando, aún con el toallón a cuestas y el pelo chorreando, acudí a desentrañar la duda, casi con los ojos cerrados, quizá para no descubrir lo peor. No había olvidado el lavarropas en funcionamiento, ni había dejado el grifo abierto. Tampoco caía agua desde las nubes hacia mi ventana. Para mi pesar, tal performance "cuasi musical" se había originado dentro de la cocina, hasta inundarla. Bastó un instante para que la mañana calma y feliz que vislumbré en el primer bostezo, se transformara en el diluvio universal.

Caía a borbotones desde el termotanque, rodeando el tambor que lo recubre y dejándose caer por los diminutos caños que conducen a la pared, de modo que desembocaba en el revestimiento de azulejos (boca de enchufe incluida) hacia el suelo, empapando la base del lavarropas que, para culminarla, está más que envejecido.
El esbozo de sonrisa que me arrancó Pettinato a través del parlante se dibujó entre las puteadas por lo bajo mientras, desde la habitación contigua, la vocecita de mi hijo reclamaba “la leche”.

Por un momento pensé que semejante acontecimiento se debía a que jamás purgué el dichoso aparato, indicación que se especifica en la letra mini de la etiqueta que aún conserva. Pero, al ver la magnitud del caudal, me convencí de que no se debía a un acto irresponsable de mi parte, sino al fin de la vida útil del artefacto.

El mínimo grado de lucidez que tenía en esas horas me alcanzó para quitar el exceso y cerrar la llave de paso. Por supuesto, desde entonces mi hogar carece de agua caliente (tenía que ser en invierno, qué otra opción?) hasta que el dueño disponga el envío del “suplente”.

7 Comments:

Blogger Cucusita said...

Noooooooooooooooooooooooo, lo peor q me podria pasar es quedarme sin agua caliente en inviernoooooooooooo...y el dueño q accione prontamente !!!
Cualquier cosita, veni a bañarte a casa !!!!!
Besos inundados

3:12 p. m.  
Blogger Magic said...

Gracias Cucu!! Si por tus pagos, que no son tan lejanos a los míos, escuchas ruido acuático, es porque el agua llegó a tu casa! jaja

3:21 p. m.  
Anonymous Nati said...

Genial Maga!! Qué bien que escribís, parecés una cronista experimentada!!!! Te felicito
Un beso enorme
Naty

12:42 a. m.  
Blogger Fer said...

Sino Magiche, pasese por mi blog y apréndase la letra (si no la sabe) y póngase a cantar (de paso se la canta a su niño).

Saludos marineros

9:50 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Creo que, y solo creo, que podría haber aguantado una experiencia semejante, exceptuando el levantarme a las ¡¡¡6.45!!!... El resto, es asi, contra la naturaleza (de las cosas) no se puede ¿Quién no ha soportado una buena ducha de agua fría en invierno sorprendido y apurado por salir a trabajar? Igual mentira, hasta los enchufes de mi casa me sobrepasan... algo así solo lo superan los valientes...Digo, lo del termotanque.

12:59 a. m.  
Anonymous Agus said...

Maga !!!! te admiro !!! se nota que redactar es lo tuyo.... espero que este todo solucionado!! tu problem ...ya que no tener agua caliente es lo peor!!pero bue" algo es algo..yo ayer pase todo el dia sin agua en mi edificio!!! jejeje

9:51 p. m.  
Blogger Magic said...

Agus, mañana me traen el termo... pero de ahí a que venga el plomero... mmm.. eso quedará para otro capítulo.
Mr. Anonimo: me tiene intrigada, pero estoy 99 por ciento segura de que ya le saqué la ficha.
Besos.

7:40 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home