No Excuses

11.8.06

Sinsabores


Ella había perdido el sabor de dormir, suelta y desenfadada, en el pecho de él... Al menos, durante una breve y voluntaria eternidad.

2 Comments:

Blogger Tía Nata said...

Querida, me mataste con esto!
Suelta y desenfadada en el pecho de un hombre... la última vez cuando el sopor me cerró los ojos, me dio esa sensación de estar cayendo que nos despierta de los sueños y tuve que regresar a la infalibre almohada de plumas...

3:50 p. m.  
Blogger Magic said...

Encima la almohada no tiene latidos que nos ayuden a conciliar el sueño... debe ser por eso que la revoleo antes de dormir

3:58 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home